Las mejores marcas

Las mejores marcas, al mejor precio, sólo en Lovely Shoes.

Botas y Botines

Botas y Botines

Las botas y botines junior deben ser cómodas pero a la vez lo suficientemente resistentes para seguirlos en sus juegos y que agarren bien el pie y el tobillo. No olvidemos que los niños están en pleno desarrollo de crecimiento y una mala postura del pie puede causarles problemas en los tobillos así como que eso hará que las suelas se desgasten más por un lado que por otro lo que les creará dificultades al caminar.

Algunas marcas ya están especializadas en sus secciones junior se encuentran botas y botines adecuadas para cada niño y cada situación pues no es lo mismo ir al colegio, a pasear o ir a la montaña. Si bien para pasear lo más adecuado serían unas zapatillas deportivas en los días fríos de invierno se hace necesario para los niños contar con unas botas o botines junior que les protejan los pies del frio de una forma eficiente pues si se tiene frio en los pies será difícil calentar el resto del cuerpo por muy abrigados que estén. Los pies son el lugar por donde antes entra el frío y en consecuencia los resfriados que, mal curados, pueden durar meses.

Las botas y botines junior están creadas para ir a la moda de una forma divertida pero útil. Marcas como Bobbi Shoes, Bärenschuche, Fila, Venice, o Agaxi, entre otras, se han especializado en su sección junioren botas y botines para niños y niñas diseñadas para contribuir al cuidado de la salud de los pies de los más pequeños.

Se ha de tener en cuenta, cada año, que los pies de los niños crecen entre siete y ocho milímetros cada tres meses de modo que las botas o botines de la temporada anterior ya no les servirán. Es muy importante para el desarrollo del pie y del aparato locomotor que los niños lleven un calzado adecuado, ni más grande ni más pequeño que el número que realmente necesitan. Los niños de entre tres y siete años son los que necesitan más atención a la hora de elegir el calzado más adecuado para ellos. Los niños menores de tres años también necesitan una especial atención pero en sus casos caminan menos y están aprendiendo a hacerlo como los niños más mayores.

Si se eligen botas, la caña de estas ha de ser lo suficientemente flexible para que no le impida al niño el movimiento del tobillo y no le cree rozaduras o pequeñas heridas en tobillos o piernas. Recordemos que la misión principal de los niños es aprender a relacionarse mediante el juego de modo que correrán, saltarán y se agacharán. Las botas no deben impedir estos movimientos o dificultarlos. La plantilla ha de ser plana y flexible para permitir que en el movimiento que hace el pie al caminar no resulte incómodo ni anti natural. La suela del zapato ha de ser anti deslizante para evitar caídas en los días de lluvia o resbalones en suelos con arena o grava, algo muy habitual en los colegios. Los suelos de los edificios destinados a practicar deporte también pueden ser resbaladizos de modo que un calzado adecuado puede prevenir algunas situaciones.

El calzado de los niños ha de tener muy poco tacón de modo que al niño le sea posible aguantar el equilibrio con facilidad. Así mismo un calzado plano es lo más adecuado para la espalda y las piernas de los niños. La piel o el cuero son unos tejidos naturales que ayudan a la correcta transpiración de los pies pues los niños realizan más actividad física que los mayores y los pies, al estar protegidos también por los calcetines, pueden llegar a transpirar con frecuencia lo que puede dar lugar a enfermedades típicas de los pies como son los hongos. También se ha de procurar elegir unas botas o botines lo suficientemente anchas en la parte delantera como para que el niño pueda mover sin problemas los dedos de los pies.

Se ha de tener en cuenta que las botas y botines para niños, igual que las de los adultos, son únicamente para estar en la calle por lo que al llegar lo más adecuado para el cuidado de los pies de los niños es utilizar zapatillas de estar en casa o calcetines anti deslizantes. Los pies no deben estar oprimidos y, aunque las botas o botines sean las adecuadas sólo se utilizarán durante unas horas al día pues el pie necesita estar libre.

El calzado debe sujetarse de manera correcta a los pies, sin dar la sensación de que se va a caer pues si eso ocurre el niño realizará movimientos inadecuados con sus dedos con la intención de agarrar el calzado lo que le puede causar dolor en los pies e incluso alguna pequeña deformidad si se acostumbra a hacer estos movimientos de agarre con los dedos de los pies.

Al probarle al niño las botas o los botines se recomienda hacerlo al final del día pues es cuando los pies están hinchados y el niño podrá decidir si le molesta el calzado o no. Se debe tener en cuenta que entre el dedo del pie más largo del niño y el final de la punta de la bota o botín debe haber una distancia de entre un centímetro y medio o medio centímetro. Las botas y botines se deben probar con los calcetines puestos y si los dedos de los pies del niño llegan a la punta del calzado es que no es el adecuado para él.

Del mismo, un calzado con un número mayor al que necesita le puede perjudicar creándole ampollas o heridas y además el niño no podrá caminar de forma adecuada. Es necesario prestarle la atención que se merece al calzado de los niños, pues una mala elección puede provocar enfermedades como la tendinitis aquilea o provocar deformidad en uñeros y dedos. Además puede provocar dolor en la planta del pie o favorecer el crecimiento de verrugas y también pueden verse afectadas la espalda o las rodillas.

Leer menos
Leer más

Lamentamos las molestias.

Realice una nueva búsqueda sobre su interés

Temporada

Destacados

¿Tienes alguna duda?

En Liverpool Street, queremos darte el mejor servicio y si tienes alguna duda acerca de nuestros productos será un placer atenderte.

No dejes de completar tus datos y nos pondremos en contacto contigo para darte la mejor información.

También te atenderemos en redes sociales.